NUESTO
IDEARIO Y OBJETIVOS
FUNDAMENTACIÓN DE ABP Y TRABAJO POR ÁREAS EN EL COLEGIO ROALD AMUNDSEN
Nuestro proyecto se basa en una educación en la que cada niño/a debe estar en condiciones de aprovechar y utilizar durante toda la vida cada oportunidad que se le presente a los efectos de actualizarse permanentemente. Por tal motivo, la educación a la que aspiramos se estructura en torno a los cuatro pilares fundamentales del conocimiento definidos por la UNESCO (Delors, 1996): aprender a aprender, aprender a hacer, aprender a convivir y aprender a ser, por ello el reto es preparar a nuestros alumnos desde su cuádruple realidad bio-psico-social y espiritual para afrontar los desafíos del siglo XXI, adquiriendo habilidades y competencias que les permitan, desde una perspectiva global, la comunicación efectiva y la resolución de los problemas que se les presenten en la vida.

Aprender a ser: que el niño/a logre desarrollar su propia personalidad con una creciente capacidad de autonomía desarrollando sus capacidades y talentos. Aprender a aprender: que puedan combinar adecuadamente una cultura general suficientemente amplia y con una visión cosmopolita, con la capacidad y posibilidad de profundizar los conocimientos en las diferentes disciplinas y la adquisición de habilidades, competencias y actitudes, integrándolas a través del trabajo diario. Ello supone, además, el aprender a hacer para poder aprovechar las posibilidades que ofrece la educación a lo largo de la vida del ser humano. Es preciso educar para formar personas técnicamente habilidosas, pero también para que sean prudentes y sepan buscar una vida de calidad.

Aprender a hacer: no sólo hacemos hincapié en la adquisición de habilidades, competencias y actitudes, se trata de generar las destrezas que le permitan al niño/a hacer frente a los conflictos, trabajar con el otro, incorporar conocimientos para afrontar los desafíos que tendrán en la vida.

Aprender a convivir: fomentamos la comprensión del otro y la percepción de formas de interdependencia, trabajando el aprendizaje basado en proyectos comunes, ya que la relación se establece en un contexto de igualdad, donde formulan objetivos y proyectos comunes.
La resolución de conflictos mediante el diálogo y el intercambio de argumentos son algunos de los instrumentos necesarios en la educación del siglo XXI.
Los proyectos interdisciplinarios, en tanto motivadores y creativos, permiten escapar de la rutina y disminuir y/o a desaparecer las diferencias entre los individuos. Asimismo, los proyectos permiten superar los hábitos individuales potenciando la comunidad e integración de visiones y habilidades valorando los puntos de convergencia por encima de los aspectos que separan para dar origen a un nuevo modo de identificación.
Además, en la práctica escolar, la participación de docentes y alumnos en proyectos comunes engendran el aprendizaje de un procedimiento de solución de conflictos para ser una referencia en la vida futura de los niños, enriqueciendo al mismo tiempo la relación entre educadores y educandos.

Como propuesta para el logro de estas premisas consideramos que el trabajo por áreas es fundamental, ya que esta forma de trabajo desde 1° grado influye en forma positiva en el trabajo en el aula, permitiendo obtener un mayor acercamiento entre el docente, el estudiante y viceversa, esto hace que se incrementen los niveles de confianza, entre otras cosas.
El trabajo bajo esta modalidad les permite a los docentes desarrollarse a sí mismos con mayor ligereza, destreza y habilidades a la hora de impartir las clases, al poder profundizar y especializarse en los contenidos del área que enseña. Sin embargo, para poder llevar a cabo este trabajo de manera eficaz, debe formarse un verdadero equipo de trabajo, lo que significa ser capaces de coordinar y ser empático para trabajar con su par docente.
Consideramos que trabajar de esta forma tiene mayores beneficios para los estudiantes, no sólo porque los hace más independientes, además los ayuda a la hora del paso del Nivel Primario al Nivel Secundario.
El trabajo por áreas, también, le permite al docente administrar de manera diferente el tiempo en el aula, facilitando el desarrollo de estrategias metodológicas que se alejan poco a poco de las tradicionales, introduciendo clases más dinámicas para evitar caer en la rutina y tomando como iniciativa el interés y la forma de aprender de los niños/as. También, realiza un seguimiento personalizado de cada niño, captando así sus aptitudes e intereses y estimulándolo en sus potencialidades.
La oportunidad de administrar mejor el tiempo en el aula y la implementación de nuevas estrategias de enseñanza permite al docente el logro de los objetivos de la clase, facilita el proceso de evaluación de los aprendizajes y permite brindar una mejor atención a las diferentes necesidades de los estudiantes; ya que es importante tener en cuenta que no todos aprenden lo mismo en el mismo tiempo, de sostener que, para lograr aprendizajes significativos, los recorridos, no necesariamente, tienen que ser los mismos para todos. Esto trae consigo una necesidad de contar con conocimientos profesionales que permitan dar respuestas eficaces a las diferentes cronologías de aprendizaje que realizan los niños/as. Para ello es fundamental mirar como los alumnos progresan y a partir de allí planificar el trabajo en el aula, desafío para pensar y plasmar en el quehacer diario instancias significativas que aseguren el desarrollo y la eficacia del proceso.
La función esencial de la educación es conferir a todos los seres humanos la libertad de pensamiento, de juicio, de sentimientos y de imaginación que necesiten para que sus talentos alcancen la plenitud y seguir siendo artífices en la medida de lo posible de la construcción de su destino.
Objetivos
Objetivos nivel primario:
  • Mejorar la calidad educativa día a día.

  • Estimular el espíritu crítico frente a las diferentes áreas del conocimiento.

  • Fortalecer los valores éticos y morales.

  • Comprender al hombre como una persona única e irrepetible.

  • Lograr que los alumnos construyan su propio aprendizaje, siempre guiados/orientados por sus docentes y de manera colaborativa con sus pares.

  • Brindar a los alumnos habilidades intelectuales y sociales que les permitan a los niños desenvolverse en estudios superiores.

  • Ofrecer una educación integral a nuestros alumnos basada en los principios democráticos y cívicos inherentes a nuestra identidad nacional y a su proyección en el mundo.

Para lograr los objetivos antes mencionados nos comprometemos a desarrollar los contenidos curriculares específicos del nivel y experiencias que permitan:

  • La integración de normas para una positiva convivencia enmarcada en la paz. El respeto y la tolerancia hacia el otro serán los pilares básicos.

  • El desarrollo de una actitud crítica y reflexiva ante situaciones de aprendizaje.

  • Instaurar el sentimiento de identidad y pertenencia al Colegio Amundsen.

Objetivos nivel secundario:
  • Preparar a los alumnos para el ejercicio de los derechos y el cumplimiento de los deberes de ciudadano a fin de lograr una sociedad comprometida con el bien común.

  • Preparar a los alumnos para el uso de una libertad responsable, incorporando comportamientos sociales de contenidos éticos en todos los planos de la vida.

  • Afianzar la conciencia del deber de constituirse como agente de cambios positivos.

  • Desarrollar una actitud reflexiva y crítica ante los mensajes de los medios de comunicación.

  • Favorecer la autonomía intelectual y el desarrollo de las capacidades necesarias para continuar sus estudios.

  • Ofrecer una educación integral de nuestros alumnos basada en los principios democráticos y cívicos inherentes a nuestra identidad nacional y a su proyección en el mundo.

PRIMARIA Y SECUNDARIA
Nos inspiramos en los ideales del gran explorador Roald Amundsen. Porque el mejor equipaje es la educación y el mejor mapa es el compromiso.

Nro de DIPREGEP E/T